Guepardo, la velocidad se viste de elegancia

La fauna africana, de por sí, genera un motivo de atracción y admiración para todo amante de la observación y la fotografía de naturaleza, más aún cuando existen especies que ocupan un lugar prioritario en cuanto a su búsqueda y localización. El GUEPARDO (Acinonyx jubatus), es una de ellas por diversos motivos, pero principalmente por ser el animal terrestre más rápido del Planeta que, cuando fija su mirada en un objetivo con el fin de darle caza y arranca su carrera, seguramente sea, una de las visiones más espectaculares que nos puede brindar el reino animal. Esta técnica de caza es una estrategia de supervivencia que el guepardo utiliza para competir con el resto de depredadores de manera exitosa, ya que, al poseer menor tamaño y fuerza para enfrentarse a hienas, leopardos y leones, su elegante y esbelta estructura física se ha adaptado para la velocidad que, además, aprovecha en las horas centrales del día, mientras el resto de sus competidores duermen, minimizando el riesgo de que le arrebaten la presa debido al enorme esfuerzo que, tras semejante hazaña, donde puede alcanzar una velocidad punta de 95 a 115 km/h, el animal queda exhausto, y debe pasar cierto tiempo hasta recuperar su energía. Cabe destacar, en su adaptación física a la caza, que a diferencia del resto de felinos, el guepardo no cuenta con uñas retráctiles con el fin de aumentar la tracción, salvo una que utiliza para derribar a su presa en el momento preciso, y utiliza su fuerte cola a modo de timón y estabilización. Definitivamente, el guepardo es un claro ejemplo de la evolución adaptativa que ha dado lugar al desarrollo de un bello y prodigioso animal.  

Imágenes realizadas en la Reserva Nacional del Masai Mara (Kenia) y el Parque Transfronterizo Klagadi (Sudáfrica). 


Escribir comentario

Comentarios: 0