Air jaws, el Gran Tiburón Blanco

Desde mi infancia, siempre me ha fascinado el gran depedrador de los mares, y ya por aquél entonces, me dedicaba a investigar sobre él y a conocer un poco más sobre sus comportamientos y su biología, quedándose grabado en mi memoria su mítico nombre científico, Carcharodon carcharias, el GRAN TIBURÓN BLANCO.

Con el tiempo, supe de su peculiar y sobrecogedora técnica de caza en las aguas del sur de África, los AIR JAWS, una técnica que consiste en capturar a su presa en la superficie mediante la propulsión de todo su cuerpo de 5 metros y 1.500 kg de peso, originando, sin lugar a dudas, una de las imágenes más impactantes en el Planeta Tierra.

Con ese fin viajé a Sudáfrica, sin saber muy bien si este fenómeno se producía a lo largo de toda la costa o era singular de algún enclave concreto, y ciertamente, encontré el que es, sin duda, el mejor lugar del mundo para presenciar semejante espectáculo, False Bay, la bahía del Cabo de Buena Esperanza.

En plena noche y montado en una barca con los focos encendidos y a plena potencia, me dirijo hacia la zona de concentración de los tiburones blancos, Seal island o la isla de las focas del Cabo, dónde cientos de ellas se congregan en una reducida isla, y donde sus crías, durante los meses de verano, aprenden a nadar y adentrarse a aguas más profundas, momento que aprovecha el Gran Blanco para capturar a su presa. Ya con las primeras luces del alba, llego a las inmedaciones de la isla y preparo mi cámara con la intención, y no muy convencido, de poder ser testigo del Gran Salto, pero sin mucho esperar y con el vaivén del bote, de las entrañas del mar, surje el poderoso animal a tal velocidad que, el enorme impacto al caer provoca un gran estruendo y un intenso oleaje. No daba crédito, en menos de lo que tardo en pestañear, había presenciado algo impensable y no sólo por una vez, sino hasta 4 veces pude ver estos impactantes Air Jaws o Tiburones Voladores.

 

PD: En el artículo, hago mención a que el Gran Tiburón Blanco es el gran depredador de los mares, pero lamentablemente no es así. Como siempre, el gran depredador, incluso en los mares, es el ser humano. Mientras lees estás líneas, unos 200 tiburones mueren por sus aletas o simplemente por productos médicos ineficaces. Se estima que al año, los tiburones matan unas 15 personas, confundiéndole con su presa habitual, una foca, mientras que el ser humano acaba con la vida de 100 millones de escualos. Un dato desalentador que estamos a tiempo de evitar.

Localización de la zona de concentración del Gran Blanco

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Bobby Handal (domingo, 08 marzo 2015 13:28)

    wow, fotonas !! te has saltado la barda con estas fotos.... belleza !!

  • #2

    Eduardo (miércoles, 01 abril 2015 20:23)

    Excelentes fotos y comentario. Es cierto, predador y depredador, aunque son sinónimos en el diccionario, cuando se aplica según el significado, queda mejor predador, cazador, que el depredador, entendido como el que destroza o saquea, o sea, nosotros....

  • #3

    Noa Domenech (jueves, 20 agosto 2015 18:32)

    Madre mía! Que suerte haber podido presenciar semejante espectáculo! Yo esto lo he visto en varios documentales de la BBC y tiene que ser increible.