La Gran Migración: el cruce del Mara

La parte final del reportaje de la GRAN MIGRACIÓN trata sobre la etapa crucial en la que, miles de ejemplares de ñus y cebras, tienen que superar la frontera natural del río Mara donde, enormes siluetas de reptiles de apariencia prehistórica de más de 4 metros, aguardan, inmóviles, el momento adecuado para lanzarse al agua y atrapar entre sus fauces, el cuerpo de uno de los antílopes que nadan hacia la otra orilla, desesperadamente, y siguiendo el grueso de la manada, con el fin de alcanzar las praderas con frescos pastos.

 

Sin duda alguna, este es el gran momento por el que fuí a Kenia en busca de la Gran Migración y poder vivir en persona lo que para mí es, el Gran Espectáculo de la Naturaleza. No fue fácil, ya que durante varios días, acudí a la zona del Masai Mara en la que había más probabilidades de presenciar el cruce, o "the cross" como dicen allí. Los primeros días, y durante varias horas de espera, recorría las orillas del Mara conduciendo el 4X4 en busca de un lugar de paso, tras observar que en la otra orilla se agrupaban centenares de ñus con la intención, o eso creía yo, de pasar hacia el lado del río en el que me encontraba, pero ninguno se decidia y volvían a alejarse del río, temerosos, principalmente por los adultos de la manada, que ya han vivido esta experiencia en años pasados y mantienen en su memoria los peligros que acechan al cruzar este cauce fluvial. Pero, al cuarto día, finalmente ocurrió.

 

Con mis prismáticos, divisé una hilera de centenares de ñus que, desde el lado del río donde me encontraba, se dirigían, uno tras otros, decididos hacía el río. Sin pensarlo un momento, conduje hacía ellos y me situé justo donde sospechaba que podría producirse el tan esperado cruce, y así fue. Tras una tensa espera, donde los líderes del grupo miraban recelosos desde el filo del pronunciado terraplén hacia el agua, uno de ellos y sin yo entender muy bien cuál es la señal que activa su instinto para aventurarse en esta terrible prueba, comenzó a descender.

Simultáneamente y tras él, el resto de la manada que esperaban impacientes, le siguieron, como habian hecho hasta ese momento durante toda la migración, levantando una gran polvareda y un ruido ensordecededor de centenares de mugidos y chapoteos al lanzarse al agua. Para algunos, era la primera vez que experimentaban esta prueba y seguro que no se les olvidará en la vida. Todo transcurrió en unos escasos 5 minutos, en los que tras el acecho de los cocodrilos, la mayoría de los miembros del grupo lograron alcanzar sanos y salvos la otra orilla del Mara, si bien alguno se quedó en el camino, y poner rumbo a los verdes pastos del Serengeti.

Pero, recientemente, se cierne sobre los supervivientes de la Gran Migración, otra terrible prueba que puede significar el fin de este sobrecogedor y espectacular fenómeno natural, ya que existe un proyecto de construcción de una autopista que el presidente de Tanzania pretende construir en el Serengeti y que supondría el fin de la Gran Migración y por tanto la muerte de miles de ñus y cebras, debido a la fragmentación de su hábitat y su dificultad de encontrar alimento.

 

Con este reportaje, quiero documentar el Patrimonio Natural que supone esta migración que no podemos dejar que desparezca y exijo que este proyecto no se lleve a cabo y que este espectáculo que es la Gran Migración continue desarrollándose tal y como se lleva produciendo desde hace miles de años.

Río Mara

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Mariano juncos (miércoles, 28 mayo 2014 18:02)

    Amo la migracion.considero irracional ese acto en el cruze

  • #2

    mariano (miércoles, 27 agosto 2014 19:03)

    Mi gran sueño ver esa migracion.. bellas las fotos isaac

  • #3

    Maria Teresa Martin Vivaldi (miércoles, 19 noviembre 2014 20:40)

    He viajado este verano a Kenia y he podido contemplar el grandioso espectáculo del paso del río Mara,sus fotografías me hacen revivir uno de los momentos más emocionantes de mi vida,añadiéndole más belleza aún.Su narración de los momentos previos al cruce ,el nerviosismo de los animales ,el ruido,está magníficamente descrito.Leo con alarma lo de la autopista,no sé si hay algún movimiento donde poder adherirse para intentar evitarlo.
    Gracias por el placer que proporciona la contemplación de sus fotos.

  • #4

    Maria Elena Martín (lunes, 22 diciembre 2014 21:02)

    Tras haber tenido el privilegio de vivir en directo este pasado mes de Agosto ese sobrecogedor momento que tan bien describe en su reportaje del paso de los ñus por el río Mara, y que proporciona momentos de gran emoción y dramatismo y , a la vez, paradójicamente, de una gran belleza fotográficamente hablando, y que me han hecho sentir una gran admiración , hasta ese momento desconocida, por estos animales que son la base y los cimientos de ese gran hábitat natural, me indigna lo del proyecto de autopista y lo que ello supondría. Se podría hacer algo para tratar de impedirlo? No se, una recogida de firmas, para empezar... HAGAMOS ALGO !!

  • #5

    Maria Elena Martín (lunes, 22 diciembre 2014 23:06)

    Gracias por sus magníficas narraciones y reportajes fotográficos. Mi principal motivo de organizar un viaje fotográfico a Kenia y al Maasai Mara fue intentar traerme el "trofeo fotográfico" de ese espectacular momento, aunque la emoción del ruido, sus mugidos, ver cómo se juegan la vida, casi me impiden hacer la foto !Habría tambien que regular la llegada de los coches y el lugar donde se sitúan para fotografiar, pues forman una barrera que impide a los ñus que consiguen cruzar, acceder al otro lado del barranco y algunos caen nuevamente hacia abajo, asustados por esa muralla de coches.